2:52 am
Los testimonios
Plegaria y oraciones
Directorio de visitantes
Publicaciones
Video
Otros sitios religiosos
Libro de oro
Contáctanos
Plan del sitio
Declaración de privacidad
Lehfed
Imágenes
        El pueblo de Lehfed es dondCopyright Imagee nació fray Estefan Nehme. Se eleva a 950 metros sobre el nivel del mar, y se sitúa entre Jaje y Mayfouq por el norte, Kharbe y Hakel por el oeste, y Michmich por el sur. Es una estación estival muy conocida en las montañas de la región de Biblos, se distinga por la suavidad de su clima, la calidad de su agua y cielo, la moralidad de sus familias y de sus habitantes, y por la devoción y la religiosidad de sus hijos.
“Lehfed” es una palabra aramea que significa “la tierra plana”.

        El Patriarca El-Duwayhi escribió en su libro “Rad attiham” (Refutación de las acusaciones): “los ancestros llamaron Lehfed – kahra atiqta” que es una expresión siríaca que significa “el siglo antiguo”. Se llama también “Lehfet” que es una palabra hebrea que significa “la tierra del miedo” según el “Diccionario de los nombres de las ciudades y los pueblos libaneses”.

        En Lehfed hay ruinas fenicias, bizantinas, siríacas, y cristianas antiguas. Estas ruinas indican que los maronitas se establecieron en Lehfed desde las generaciones medias. La historia menciona siete monasterios, cinco iglesias antiguas, sin olvidar las ermitas de las ascetas y los ermitaños. Los hijos de este pueblo desempeñaron un papel muy destacado en la historia del Líbano y de la Iglesia Maronita. En este pueblo se formó la revolución del municipio de Lehfed en 1821, y de allá también salieron dos patriarcas: Juan de Lehfed (1151-1173) y Pedro de Lehfed (1173-1199). A lo largo de la historia, Lehfed ha dado siete obispos, el más famoso entre ellos era el arzobispo franciscano Gabriel Ibn El Kilaai, y varios ermitaños y ascetas santos que habían vivido en el valle de Kadicha durante los siglos dieciséis y diecisiete, y el más famoso era el ermitaño Juan de Lehfed.

        A finales del siglo diecinueve y principios del siglo veinte, el pueblo apacCopyright Imageible de Lehfed era una escuela de moralidad, una cantera de vocaciones al sacerdocio y la vida monástica. Así marcó sus hijos con el espíritu de piedad arraigada, la firmeza, la simplicidad, y la satisfacción. Sus hijos son agricultores, campesinos, sencillos, piadosos, satisfechos, trabajan muy duro, se ganan el pan con el sudor de su frente, y viven de los bienes de sus tierras generosas y sus llanuras fértiles. Son felices, joviales, solidarios, cordiales, siempre agradecen a Dios por otorgarles generosamente los bienes de la tierra y las gracias y bendiciones del cielo.

        Todo en este pueblo les habla de Dios: las montañas altas, los arroyos, los manantiales, las brisas frescas… El diseño divino eterno por este pueblo era que abraza un venerable y un santo, y hace crecer a un amigo sincero y distinguido al Altísimo. De aquí apareció este planeta en el cielo de la Orden Libanesa Maronita. Fray Estefan es el hijo de su ambiente campesino y de la sociedad de su pueblo Lehfed antes de ser el hijo de su Orden.