5:32 am
Los testimonios
Plegaria y oraciones
Directorio de visitantes
Publicaciones
Video
Otros sitios religiosos
Libro de oro
Contáctanos
Plan del sitio
Declaración de privacidad
Fray Estefan - Biografia
Imágenes
        Sobre la tierra sagrada del Líbano, nació fray Estefan, creció bajo la sombraCopyright Image de la iglesia maronita, y se desarrolló en el seno de la Orden Libanesa Maronita de la cual tomó el espíritu de culto y el soplo de santidad para transmitirlos a su turno a las generaciones nacientes.

1- Su nacimiento:
        Fray Estefan nació en el pueblo de Lehfed, el 8 de marzo de 1889, de padres virtuosos que son Estefan Bu Haykal Nehme y Khrustina Al-Badawi Hanna Khaled. El sacerdote Jirjis Fadel le bautizó “Yusef” (José) el 15 de marzo de 1889, en la iglesia de la Señora en Lehfed. 
 
2- Su vida:
        Yusef creció bajo el ala de sus padres. Era el benjamín de la familia que se constituyó de tres hijos y dos hijas. Era la consolación de la familia, la alegría de la casa y su ángel guardián. Anhelaba la vida retirada y la soledad. Cuando era joven, se alejaba de la casa para rezar donde no escucha lo que puede turbar sus oraciones y sus meditaciones. Aprendió los rudimentos de la lectura y la escritura y del cristianismo con los niños del pueblo bajo los árboles cerca de la bella iglesia de San Esteban. Desde su juventud, Yusef amó a Dios y a su madre la Santa Virgen. Al mencionar el nombre de la Santa Madre de Dios, alcanzaba la plenitud y se llenaba de gozo, especialmente cuando se ponía a rezar su rosario que recitaba despacio sus misterios y cuentas, meditando su significación. Rezaba con atención y devoción, solía recordar a su familia las vísperas. Los libaneses en cada casa, solían rezar está oración familial humilde que hace crecer la familia por el espíritu de Dios, y hace las casas cristianas una esquina del paraíso celestial.
        A Yusef no le gustaba mezclar con la gente, ni las veladas, ni siquiera en las casas de los parientes. Quedaba a casa, rezando largamente hasta dormir repitiendo: “Dios me ve, Dios me ve, Jesús, Maria, Y San José ayúdenme en la hora de la muerte”.

  3- Su ingreso a la Orden Libanesa Maronita:
        En 1905, cuando Yusef Nehme tenía 16 años, dejo la casa paternal hacia el monasterio de los Santos Cipriano y Justina en Kfifan para ingresar en el monasterio. Empezó su noviciado, y después de ocho días, llevó el hábito de los novicios escogiendo el nombre “Estefanos”.
        El 23 de agosto de 1907, fray Estefan profesó sus votos monásticos y tomó el hábito, por el Padre Superior Yuasaf Sakr de El-Kfoun. Copyright Image
        Después de su profesión, fray Estefan vivió treinta y uno años en la Orden: doce de ellos en el monasterio de la Señora de Mayfouq, aproximadamente diez en el monasterio de Nuestra Señora de Socorro en Biblos, tres años en el monasterio de San Antonio en Houb, y seis o siete meses en el monasterio de Kfifan antes de su muerte. Había vivido también en el monasterio de San Chalita en El-Kattara y en el monasterio de San Maron en Annaya. 
         Fray Estefan estaba un “fraile labrador”, trabajaba en los jardines y las huertas. Estaba el jefe de campo, es decir administrador de los bienes del monasterio. Era también carpintero -aprendió la carpintería en el monasterio de Mayfouq- y albañil. Era conocido por su constitución fuerte y la fuerza de sus brazos… Así, este monje había pasada su vida trabajando en los jardines de los diferentes monasterios según donde estaba.

4- Su fallecimiento:
        Fray Estefan conocía muy bien los límites de los terrenos y les había señalado anteriormente por marcas, y por eso ayudó al monasterio de la Señora de Mayfouq a delimitar sus terrenos. Después de haber cumplido esta tarea, y de resolver el problema con su inteligencia, su bondad, y su conciencia viva, regresó al monasterio de Kfifan. No estaba bien de salud y parecía muy cansado.
        Mientras que estaba sentado por la tarde con los monjes en el atrio, el monje Charbel Nehme le preguntó si querías que le llenara la jarra de agua antes de dormir. Respondió: “Haz lo que quieras”. Monje Charbel fue al cuarto del monje Estefan para llenar la jarra de agua, pero el monje Antonios Al-Rami le siguió gritando: “¿Donde está el agua? ¿Dónde está la jarra?” y le hizo una seña para que le siguiera. Encontraron fray Estefan muerto.

Lo que fue escrito sobre el fallecimiento de fray Estefan:
        Fray Estefan concluyó su vida con devoción en el monasterio de los Santos Cipriano y Justina en Kfifan, el 30 de agosto de 1938. El Padre Superior del monasterio, padre Antonios Nehme de Lehfed, escribió en el calendario del monasterio en la necrología, lo siguiente:
“Dejó este mundo mortal, el martes a las siete de la tarde, el treinta de agosto del año mil novecientos ochenta y tres (1938). Era un monje labrador activo, afanoso que le importaba el interés del monasterio, robusto, de buena salud, pacífico, y satisfecho con lo que tenía. Se ocupaba del trabajo exterior en el campo, era hábil en el trabajo manual, respetaba sus obligaciones y sus votos, y cumplía a la perfección con lo pedido. Pocos días antes de su muerte, fue al monasterio de Mayfouq para delimitar los terrenos. Es que la Orden había comprado de algunos de los copropietarios del monasterio de Mayfouq unos bienes adquiridos durante la guerra, cuando el difunto estaba en el monasterio de Mayfouq, y que le correspondían. El otoño pasado, los copropietarios susodichos se rebelaron contra la Orden y reivindicaron la propiedad de todos los terrenos del monasterio, por eso la Orden tenía que demostrar su propiedad y delimitarlos. Entonces convocó la comisión de catastro para medir la superficie de los terrenos del monasterio. Los vendedores habían ocultado los límites a fin de robar lo que habían vendido, por eso el difunto fue llamado para indicar los limites que aún les conocía muy bien. Entonces quitó la tierra ocultando los límites que aparecieron tal como acordado a la hora de la venta. El calor le causó una pequeña indisposición, seguida por fiebre y luego embolia que marcó el fin de su vida. ¡Que se descanse en paz!
        Así falleció fray Estefan el 30 de agosto de 1938 en olor de santidad, a la edad de cuarenta y nueve años, después de haber dejado su huella en cada monasterio en el que había pasado, y cada campo en el que había trabajado marcándolos por su buen espíritu humanitario, cristiano, y monástico. Sus huellas quedan vivas e brillantes hasta nuestros días.
        Fray Estefan fue enterrado en el cementerio de los monjes en el monasterio de Kfifan. El 10 de marzo de 1951, mientras que los monjes estaban enterrando el difunto padre Yusef El-Surati que había pasado su vejez en este monasterio, encontraron el cuerpo de fray Estefan incorrupto. Luego trasladaron su cuerpo a una nueva tumba donde se encuentra hasta hoy y le visite quien quiere pedirle ayuda o gracia o curación de una enfermedad.


Veneración y beatificación de fray Estefan Nehme:
        Hace cuarenta y ocho años desde el fallecimiento de fray Estefan Nehme, y su cuerpo está todavía vivo. Afluye gente de todas partes para visitar su tumba y tocarle pidiendo su bendición e intercesión. Dado que Dios ha hecho prodigios maravillosos por su intercesión y que la fama de su santidad se ha propagado en la vecindad del monasterio y muchos otros lugCopyright Imageares dentro y fuera del Líbano, la Orden Libanesa Maronita presentó en 27/11/2001 el expediente sobre sus virtudes heroicas a la Santa Sed y solicitó que sea nombrado venerable; por consiguiente ordenaron el cierre de la tumba con lacre, e impedimento de tocar al cuerpo.
        El 17/12/2007, su Santidad el Papa Benedicto VI declaró fray Estefan Nehme venerable. Se reunió el congreso de los Teólogos en la Congregación para las Causas de los Santos en el Vaticano durante el Congreso Teológico sobre el proceso de beatificación de fray Estefan Nehme y los Teólogos Consultores votaron unánimemente favorable al milagro referido a él y que fue aquel de la curación del Sor Marina, su sobrina, del cáncer de hueso.
        El 27/06/2010, fue elevado a los altares como beato en el monasterio de los Santos Cipriano y Justina en Kfifan por el Prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos, su Excelencia el Arzobispo Angelo Amato.
        Tenemos confianza en que el Señor, el Dador de las gracias y de los bienes, elevara a fray Estefan a la santidad para ser el cuarto santo en la Orden Libanesa Maronita después de sus hermanos Charbel, Rafqa y Nimatullah. Como dice San Pablo: “Recibirás la corona de gloria”, siendo un siervo fiel y monje virtuoso.
¡Esperemos que la Orden Libanesa Maronita quede siempre una escuela de santidad!